Cristina Castaño

Enérgica y polifacética. Es una de las actrices más queridas por el público. Cristina Castaño (Vilalba, 1978) nos cuenta sus comienzos en el mundo de la interpretación. Además hablamos con ella de su trabajo actual en el que compagina el papel de Sally Bowles, la protagonista en el musical Cabaret, donde comparte escenario con Daniel Muriel y Edu Soto; y el rodaje de los nuevos capítulos de la serie televisiva La que se avecina.

Cuéntanos… ¿cómo empieza Cristina Castaño en el mundo de la interpretación?

Lo primero que yo hice fue con ocho años, un programa de Rapaces con mi madre. Era el primer programa infantil, para niños, en la Televisión de Galicia. Luego estuve trabajando en la televisión local de Santiago y después salió un personaje en la serie A familia Pita en la TVG y después Pratos Combinados. Salió también Las manzanas del viernes, una obra de teatro, que fue lo primero que hice a nivel nacional, con Concha Velasco. Después vino Al salir de clase

Naciste en Vilalba, pero pronto te marchaste a Madrid ¿dónde te formaste?

Si, nací en Vilalba, y me fui a Madrid a estudiar periodismo. Cuando me salió trabajo de lo que yo quería, que era ser actriz, me quedé. Yo no quería ser periodista, era una excusa para irme a Madrid.

¿De pequeña soñabas con ser actriz? ¿Siempre lo tuviste claro?

Sí, siempre tuve claro que me quería dedicar a esto. Mi madre canta, mi padre tocaba el piano… en mi familia he mamado el arte desde pequeña. Siempre he estado escuchando a mi padre tocar el piano, a mi madre cantando, mi hermano es actor y director de doblaje… tengo una familia muy artística. Para mí no fue difícil decir en mi casa que quería ser artista porque mis padres me animaron a ello desde pequeña y siempre me dijeron que valía.

Y sobre tus comienzos en televisión, ¿cómo los recuerdas?

Hacía castings cuando era pequeña y lo vivía todo con mucha tranquilidad y pensaba “saldrá cuando tenga que salir”.

Lidia en Al salir de clase, Judith en La que se avecina… son personajes que te han convertido en una actriz muy querida entre el público, ¿qué papel te ha marcado más?

En su momento me marcó Lidia que era la mala de Al salir de clase y la gente se creía que yo también era mala… Yo creo que va por épocas, la televisión tiene una fama que es un poco esporádica, pasajera, y en aquel momento el personaje de Lidia me marcó muchísimo. Hoy en día me reconocen por Judith, quizás dentro de cinco años me reconozcan por otro.

Actualmente interpretas a Sally Bowles en el musical Cabaret y además estás rodando los nuevos capítulos de La que se avecina, ¿cómo lo haces?

Es un año de mucho trabajo. Me salió la oportunidad de interpretar a Sally Bowles, la protagonista de Cabaret, y no podía negarme; y tampoco podía dejar de estar en La que se avecina… Gracias a las dos productoras, que se pusieron de acuerdo para que pudiese hacer las dos cosas a la vez. Lo que tenía claro era que este año iba a ser un año de mucho trabajo, de dedicárselo mucho al trabajo.

¿Y de dónde sacas la energía Cristina?

Me apasiona lo que hago, amo mucho mi profesión y soy una persona con mucha energía y me cuido mucho. Es un año que me estoy cuidando mucho para estar al 100%.

Cristina Castaño

Te hemos visto en multitud de registros, ¿en qué papel estás más cómoda?

Rodar comedia es muy divertido. Te levantas por las mañanas para reír y hacer reír y estar riéndote mientras trabajas es una maravilla. También el drama tiene su encanto, a mi me gusta hacer drama, pero, sin duda, es más cansado. Lo sé porque estoy haciendo Cabaret, y tiene algunas escenas dramáticas. Para mi es más cansado que la comedia. Pero me gustan los dos por igual y me gusta poder compaginarlos.

¿Y sobre tu faceta como cantante? ¿Te habías preparado para hacer este tipo de musicales?

Llevo cantando desde pequeña. No me he preparado especialmente para hacer de Sally Bowles. Yo canto, en mi vida diaria, en la ducha, en mi casa, en el trabajo, cuando voy en moto voy cantando… Ya había hecho otro musical Fama hace años. Es algo, digamos, que yo tengo incorporado a mi vida. Para mi poder cantar está siendo una alegría, me gusta mucho, disfruto mucho cantando. El musical son tres horas de espectáculo, pero a mí no me causa mucho esfuerzo, primero porque soy una persona que tiene mucha energía, y segundo porque lo que hago me gusta mucho. Salir al escenario a cantar no me parece ni cansado, al revés, me da energía a mí.

En mayo se estrena la película Nacida para ganar, ¿qué otros proyectos tienes para este año?

Tengo también pendiente de estreno la película La Madriguera, en la que hago una colaboración especial y estoy barajando otros proyectos. También una película de dibujos animados Angry Birds en la que doblo al personaje femenino junto con Álex de la Iglesia, Santiago Segura y José Mota, que se estrenará el 7 de mayo. Tengo un año muy completo.

Como actriz, ¿cómo ves actualmente el sector de la cultura?

Creo que ha ido mejorando, creo que la crisis ha hecho daño, el IVA hace mucho daño, pero creo que la cultura es algo que no se puede matar. La cosa va mejorando y cada vez hay más proyectos. Nos hemos sacado de la manga diferentes maneras de hacer lo que queremos hacer. La gente busca salidas cuando no le dejan hacer lo que quiere para seguir haciendo su trabajo. Pero nos vendría muy bien que bajasen el IVA.

Y, por último, ¿qué consejo darías a todos los que están comenzando su carrera como actores/actrices?

Que confíen en ellos mismos. Creo que cuando uno nace actor, es actor o cuando naces artista, eres artista. No hay otra salida, no puedes ser otra cosa, lo llevas en el alma. La única salida que veo es que confíes en ti mismo y tires para adelante, y que luches.